Últimas recetas

Informe del nuevo menú de Washington, DC: 14/10/15

Informe del nuevo menú de Washington, DC: 14/10/15



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El informe del menú de esta semana destaca algunos menús que creemos que merecen una inspección más detallada y un tiempo serio para saborear tanto la comida como la bebida. Si tienes un gran apetito, una cena sin fondo puede ser lo mejor, podrías estar de humor borracho y querer probar una variedad de nuevos cócteles de otoño, o tal vez te sientas como un idiota, ¿cabras, esto es? Cualquiera que sea su estado de ánimo, puede tomar un sorbo de mezcal o volverse búlgaro y encontrar muchas opciones sabrosas en el DMV.

Ambar
Para divertirse, comida fabulosa y un servicio amable, Ambar es lo mejor y acabamos de descubrir otra razón para visitar: el Cena balcánica sin fondo. Está disponible todos los días de la semana y por $ 49 por persona (sin impuestos ni propinas) puede disfrutar de comida y bebida ilimitadas de los Balcanes. Simplemente no pida la fuente mezze, el filete tártaro de estilo rústico, la fuente de salchichas y carnes mixtas, solo se pueden incluir si solicita la cena balcánica sin fondo de $ 59. Le recomendamos que combine su comida con la selección de excelentes vinos búlgaros de la lista para disfrutar de una experiencia gastronómica auténticamente balcánica.

Macon Bistro y despensa
Macon Bistro y despensa ha estado creando un gran revuelo con su programa de bebidas y la persona detrás de todo es AJ Johnson, gerente general y director de bebidas del restaurante. Su amor por la historia, la cultura y los ingredientes intrigantes son la razón por la que los bebedores se dirigen allí en masa. Sus nuevos cócteles de otoño son un poco franceses, una explosión del pasado y la revolución de México desde Francia, e incluyen un cóctel sexy y picante que te hará rogar por una segunda ronda. Aquí hay algunos aspectos destacados para tentar su paladar, como el Delgres elaborado con ron francés Damoiseau, jerez Emilio Lustau, Velvet Falernum, amargo de cardamomo, un toque de naranja y una mezcla de cardamomo, canela, nuez moscada y cayena; el Blue Sky, con vodka Sobieski, limón, St. Germain y una impresionante capa de Crème de Violette; Sang et Fumé con mezcal, Bittermens Amère Nouvelle y Elemakule Tiki Bitters, licor de naranja amarga estilo alsaciano, Campari, jugo de lima, agave y Elemakule Tiki Bitters, servido con un borde de espelette ahumado; y el Juárez Fights Back elaborado con Tequila Partida Reposado, toronja, Cointreau, néctar de agave, amargo de ruibarbo y cobertura de cerveza de jengibre.

Segundo nombre de Sally
Se necesita mucha valentía, talento y trabajo duro para administrar un restaurante que solo sirve un menú diario completo y rotativo, y Segundo nombre de Sally realmente sella el trato al publicar con confianza el menú en su sitio web todos los días. Con ese enfoque, no puede evitar los contratiempos de última hora o los cambios en los suministros, ¿verdad? Y también han incluido opciones veganas y sin gluten para ampliar su base de fans. Hoy (14 de octubre) menú incluye chutney con repollo, arroz y chutney de durazno; puttanesca de calabaza espagueti; pechuga de pato ahumada con miel de ruibarbo y brioche; berenjena asada a la brasa marinada; y uva semi-freddo con almendra quebradiza. Suena apetecible, ¿verdad?

Summer Whitford es la editora de guías de la ciudad de D.C. en The Daily Meal y Examinador de vinos de DC. Puedes seguirla en Twitter @FoodandWineDiva.


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó ayuda seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que debía ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio al fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó ayuda seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que estaba destinada a ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio al fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes para la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó asistencia seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que debía ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio de fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó asistencia seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que estaba destinada a ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio de fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó asistencia seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que estaba destinada a ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio al fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó asistencia seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que debía ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio al fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes para la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó asistencia seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. Según los informes, quería evitar un escenario similar al del verano pasado, cuando las fuerzas federales respondieron a los manifestantes opuestos a los abusos policiales que se reunieron cerca de la Casa Blanca.

Durante la violencia del miércoles, Bowser solicitó y recibió una fuerza limitada de 340 de la Guardia Nacional de DC. Esas tropas estaban desarmadas y su trabajo era ayudar con el flujo del tráfico, no la aplicación de la ley, que estaba destinada a ser manejada por la policía de DC.

Cuando la turba llegó al complejo del Capitolio alrededor de las 12:40 p.m. ET del miércoles, tomó unos 15 minutos para que se rompiera el perímetro del lado oeste del edificio, dice. El contingente de la Policía del Capitolio, que ascendía a unos 1.400 ese día, fue rápidamente invadido por unos 8.000 alborotadores.

"Si hubiéramos tenido a la Guardia Nacional, podríamos haberlos mantenido a raya por más tiempo, hasta que pudieran llegar más oficiales de nuestras agencias asociadas", dice.

Sund dice que durante una conferencia telefónica con varios funcionarios encargados de hacer cumplir la ley alrededor de las 2:26 p.m., le pidió al Pentágono que proporcionara respaldo.

El alto oficial del ejército, el teniente general Walter E. Piatt, director del Estado Mayor del Ejército, dijo en la llamada que no podía recomendar que el secretario del ejército Ryan McCarthy autorizara el despliegue, dijeron Sund y otros en la llamada al Correo. Según los informes, Piatt dijo: "No me gusta la imagen de la Guardia Nacional en una línea policial con el Capitolio al fondo", dijo el Correo informó.

Pasarían más de tres horas antes de que llegaran las tropas de la Guardia Nacional, mucho después de que se hubieran hecho los daños en el Capitolio.

En la entrevista, Sund también emitió una advertencia a los funcionarios federales, diciendo que "si no actúan junto con la seguridad física, volverá a suceder".


Exjefe de policía del Capitolio dice que las solicitudes de la Guardia Nacional denegadas 6 veces en disturbios

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció después de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas. Spencer Platt / Getty Images ocultar leyenda

El jefe de policía del Capitolio, Steven Sund, renunció luego de que miles de partidarios del presidente Trump irrumpieran el miércoles en el edificio del Capitolio de Estados Unidos. Sund dice que sus solicitudes a los superiores para que la Guardia Nacional responda a los disturbios en el Capitolio fueron rechazadas.

Spencer Platt / Getty Images

El exjefe de la Policía del Capitolio de EE. UU. Dice que los funcionarios de seguridad de la Cámara y el Senado rechazaron sus primeras solicitudes de llamar a la Guardia Nacional antes de una manifestación en apoyo del presidente Trump que se convirtió en un ataque mortal contra el Congreso.

El exjefe Steven Sund, quien renunció a su cargo la semana pasada después de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, le pidiera que renunciara. -- Hizo las afirmaciones en una entrevista con The Washington Post publicada el domingo.

Sund contradice las afirmaciones hechas por los funcionarios después del asalto del miércoles al Capitolio. Los superiores de Sund dijeron anteriormente que la Guardia Nacional y otro apoyo de seguridad adicional podrían haberse proporcionado, pero nadie en el Capitolio lo solicitó.

Sund le dijo al Correo que el Sargento de Armas de la Cámara de Representantes Paul Irving estaba preocupado por la "óptica" de declarar una emergencia antes de las protestas y rechazó la presencia de la Guardia Nacional. Él dice que el Sargento de Armas del Senado Michael Stenger recomendó que solicitara informalmente a la Guardia que estuviera lista en caso de que fuera necesario para mantener la seguridad.

Al igual que Sund, Irving y Stenger también han renunciado a sus puestos.

Sund dice que solicitó ayuda seis veces antes y durante el ataque al Capitolio. Cada una de esas solicitudes fue denegada o retrasada, dice.

Washington, D.C., la alcaldesa Muriel Bowser también quería una ligera presencia policial en el Capitolio. She reportedly wanted to avoid a similar scenario as last summer, when federal forces responded to demonstrators opposed to police abuses who assembled near the White House.

During Wednesday's violence, Bowser requested, and received, a limited force of 340 from the D.C. National Guard. Those troops were unarmed and their job was to help with traffic flow — not law enforcement, which was meant to be handled by D.C. police.

When the mob reached the Capitol complex at about 12:40 p.m. ET on Wednesday, it took about 15 minutes for the west side perimeter of the building to be breached, he says. The Capitol Police contingent, which numbered around 1,400 that day, was quickly overrun by the estimated 8,000 rioters.

"If we would have had the National Guard we could have held them at bay longer, until more officers from our partner agencies could arrive," he says.

Sund says during a conference call with several law enforcement officials at about 2:26 p.m., he asked the Pentagon to provide backup.

Senior Army official Lt. Gen. Walter E. Piatt, director of the Army Staff, said on the call he couldn't recommend that Army Secretary Ryan McCarthy authorize deployment, Sund and others on the call told the Correo. Piatt reportedly said, "I don't like the visual of the National Guard standing a police line with the Capitol in the background," the Correo informó.

It would be more than three hours before any National Guard troops arrived, well after the damage at the Capitol had been done.

In the interview, Sund also issued a warning to federal officials, saying "if they don't get their act together with physical security, it's going to happen again."


Ex-Capitol Police Chief Says Requests For National Guard Denied 6 Times In Riots

Capitol Police Chief Steven Sund resigned after thousands of supporters of President Trump stormed the U.S. Capitol building on Wednesday. Sund says his requests to superiors to get the National Guard to respond to the riot at the Capitol were rebuffed. Spencer Platt/Getty Images hide caption

Capitol Police Chief Steven Sund resigned after thousands of supporters of President Trump stormed the U.S. Capitol building on Wednesday. Sund says his requests to superiors to get the National Guard to respond to the riot at the Capitol were rebuffed.

Spencer Platt/Getty Images

The former chief of U.S. Capitol Police says security officials at the House and Senate rebuffed his early requests to call in the National Guard ahead of a demonstration in support of President Trump that turned into a deadly attack on Congress.

Former chief Steven Sund -- who resigned his post last week after House Speaker Nancy Pelosi called for him to step down -- made the assertions in an interview with The Washington Post published Sunday.

Sund contradicts claims made by officials after Wednesday's assault on Capitol Hill. Sund's superiors said previously that the National Guard and other additional security support could have been provided, but no one at the Capitol requested it.

Sund told the Correo that House Sergeant-at-Arms Paul Irving was concerned with the "optics" of declaring an emergency ahead of the protests and rejected a National Guard presence. He says Senate Sergeant-at-Arms Michael Stenger recommended that he informally request the Guard to be ready in case it was needed to maintain security.

Like Sund, Irving and Stenger have also since resigned their posts.

Sund says he requested assistance six times ahead of and during the attack on the Capitol. Each of those requests was denied or delayed, he says.

Washington, D.C., Mayor Muriel Bowser also wanted a light police presence at the Capitol. She reportedly wanted to avoid a similar scenario as last summer, when federal forces responded to demonstrators opposed to police abuses who assembled near the White House.

During Wednesday's violence, Bowser requested, and received, a limited force of 340 from the D.C. National Guard. Those troops were unarmed and their job was to help with traffic flow — not law enforcement, which was meant to be handled by D.C. police.

When the mob reached the Capitol complex at about 12:40 p.m. ET on Wednesday, it took about 15 minutes for the west side perimeter of the building to be breached, he says. The Capitol Police contingent, which numbered around 1,400 that day, was quickly overrun by the estimated 8,000 rioters.

"If we would have had the National Guard we could have held them at bay longer, until more officers from our partner agencies could arrive," he says.

Sund says during a conference call with several law enforcement officials at about 2:26 p.m., he asked the Pentagon to provide backup.

Senior Army official Lt. Gen. Walter E. Piatt, director of the Army Staff, said on the call he couldn't recommend that Army Secretary Ryan McCarthy authorize deployment, Sund and others on the call told the Correo. Piatt reportedly said, "I don't like the visual of the National Guard standing a police line with the Capitol in the background," the Correo informó.

It would be more than three hours before any National Guard troops arrived, well after the damage at the Capitol had been done.

In the interview, Sund also issued a warning to federal officials, saying "if they don't get their act together with physical security, it's going to happen again."


Ex-Capitol Police Chief Says Requests For National Guard Denied 6 Times In Riots

Capitol Police Chief Steven Sund resigned after thousands of supporters of President Trump stormed the U.S. Capitol building on Wednesday. Sund says his requests to superiors to get the National Guard to respond to the riot at the Capitol were rebuffed. Spencer Platt/Getty Images hide caption

Capitol Police Chief Steven Sund resigned after thousands of supporters of President Trump stormed the U.S. Capitol building on Wednesday. Sund says his requests to superiors to get the National Guard to respond to the riot at the Capitol were rebuffed.

Spencer Platt/Getty Images

The former chief of U.S. Capitol Police says security officials at the House and Senate rebuffed his early requests to call in the National Guard ahead of a demonstration in support of President Trump that turned into a deadly attack on Congress.

Former chief Steven Sund -- who resigned his post last week after House Speaker Nancy Pelosi called for him to step down -- made the assertions in an interview with The Washington Post published Sunday.

Sund contradicts claims made by officials after Wednesday's assault on Capitol Hill. Sund's superiors said previously that the National Guard and other additional security support could have been provided, but no one at the Capitol requested it.

Sund told the Correo that House Sergeant-at-Arms Paul Irving was concerned with the "optics" of declaring an emergency ahead of the protests and rejected a National Guard presence. He says Senate Sergeant-at-Arms Michael Stenger recommended that he informally request the Guard to be ready in case it was needed to maintain security.

Like Sund, Irving and Stenger have also since resigned their posts.

Sund says he requested assistance six times ahead of and during the attack on the Capitol. Each of those requests was denied or delayed, he says.

Washington, D.C., Mayor Muriel Bowser also wanted a light police presence at the Capitol. She reportedly wanted to avoid a similar scenario as last summer, when federal forces responded to demonstrators opposed to police abuses who assembled near the White House.

During Wednesday's violence, Bowser requested, and received, a limited force of 340 from the D.C. National Guard. Those troops were unarmed and their job was to help with traffic flow — not law enforcement, which was meant to be handled by D.C. police.

When the mob reached the Capitol complex at about 12:40 p.m. ET on Wednesday, it took about 15 minutes for the west side perimeter of the building to be breached, he says. The Capitol Police contingent, which numbered around 1,400 that day, was quickly overrun by the estimated 8,000 rioters.

"If we would have had the National Guard we could have held them at bay longer, until more officers from our partner agencies could arrive," he says.

Sund says during a conference call with several law enforcement officials at about 2:26 p.m., he asked the Pentagon to provide backup.

Senior Army official Lt. Gen. Walter E. Piatt, director of the Army Staff, said on the call he couldn't recommend that Army Secretary Ryan McCarthy authorize deployment, Sund and others on the call told the Correo. Piatt reportedly said, "I don't like the visual of the National Guard standing a police line with the Capitol in the background," the Correo informó.

It would be more than three hours before any National Guard troops arrived, well after the damage at the Capitol had been done.

In the interview, Sund also issued a warning to federal officials, saying "if they don't get their act together with physical security, it's going to happen again."


Ver el vídeo: Stevie Nicks Stop Draggin My Heart Around - Nov. 14 2016 (Agosto 2022).